fbpx
a
915 11 44 38

hola@drramirezmoreno.es
Carretera Barrio de la Fortuna nº6, 28054 Madrid

Entradas recientes

De Lunes a Viernes

10:00 - 14:00 / 16:30 - 20:30

Carretera Barrio de la Fortuna nº6

28054 Madrid

Síguenos

¿Por qué acudir a clínicas privadas en vez de a franquicias?

¿Por qué acudir a clínicas privadas en vez de a franquicias?

atencion-bucal2

Esta es una de las tantas preguntas de moda que muchas veces nos hacemos, pero en pocas ocasiones encontramos la respuesta correcta. La atención odontológica debe centrar la atención de toda la familia pues a la hora de comenzar a darnos problemas, los “dolores de cabeza” se pueden originar no precisamente en nuestra dentadura, sino en los bolsillos. Una mala decisión puede hacernos gastar dinero por gusto y al final, el servicio no resolvió la dificultad original.

Casi todos los expertos en estos temas coinciden en recomendar una visita, al menos una vez al año, al dentista para evitar caries o cualquier otra patología relacionada con la atención bucal. Hoy en día acudir a especialistas que ofrezcan estos servicios con calidad debería ser mucho más sencillo si tenemos en cuenta el elevado número de profesionales como consecuencia de la apertura de universidades privadas que han provocado que, al menos en España, haya más del doble de los dentistas necesarios.

Lamentablemente la solución no es tan simple como pudiera parecer. Aunque algunas fuentes afirman que la franquicia es una de las fórmulas de expansión de negocio que está teniendo más éxito en el mercado ya que permite a las empresas ser muy competitivas tanto a nivel central como de unidades individuales, al parecer en lo referente a la atención bucodental no sucede así. No es precisamente en estas en las que encontramos un servicio con una mejor correspondencia entre precio y calidad.

Basta recorrer un poco las muchísimas páginas que se dedican a abordar el tema de los servicios odontológicos para encontrar razones suficientes que inclinen nuestra decisión de buscarlos en clínicas privadas en detrimento de las del seguro o las franquicias. Usted puede encontrar otras, aquí apenas nos limitamos a ofrecerle algunas que nos parecen de mucho peso.

Todo cliente necesita establecer familiaridad y confianza hacia el dentista y si este cambia constantemente, como es muy común en las franquicias, dudo que regresemos. Esta es una de las primeras razones, así que es muy recomendable que siempre nos atienda una misma persona que personalice nuestro tratamiento.

Esto nos lleva a una segunda razón. Lograr esta personalización del tratamiento requiere de alta calificación en el especialista y eso viene con el tiempo, más que con el talento. Algunos recién formados son contratados por clínicas del seguro o por las franquicias y aplican protocolos que se sustentan más en las imprescindibles ganancias que en la experiencia y la calidad. Muy unido está el problema de la vocación pues muchas veces lo que importa es el margen de beneficio obtenido ante cada cliente. Sería un error imperdonable pensar que no ocurre igual en algunas clínicas privadas, pero en mucha menor medida.

Como regla general, el dentista privado emplea materiales de mayor calidad que las franquicias debido fundamentalmente que si las cosas salen mal la responsabilidad es directamente del especialista que nos atiende, de ahí que las garantías sean mayores en cuanto al tratamiento. De todos modos es poco frecuente que se produzcan irregularidades de este tipo

Sin embargo, en las franquicias el dentista es casi siempre un empleado sin poder de decisión sobre los materiales o la manera en que los emplea. Si esto se combina con el hecho de que no siempre las franquicias cuentan con las mejores condiciones y materiales, las posibilidades de que algo salga mal se elevan y el número de reclamaciones o de abandono del centro es mayor.

atencion-dental-300x169Aunque la promoción que hoy se les hace a este tipo de servicios dentales ha generado confusión en muchos es bueno señalar que en materia de salud lo barato, casi siempre sale caro.

Si bien es cierto que los que solo requieren de una revisión bucal o de algunas atenciones menores, pudieran encontrar en algunas clínicas del seguro o en franquicias la solución a su problema, cuando se trata de patologías de mayor gravedad es cuando se marca la diferencia. De todos modos siempre será imprescindible buscar varias opiniones y tratar de priorizar la experiencia por encima de todo.

Al final usted tiene la última palabra. Nuestra recomendación es confiar su atención bucal a una clínica privada de prestigio, a pesar de los costos, porque dar un paso en falso puede resultarle más incómodo que un “dolor de muelas”.