fbpx
a
915 11 44 38

hola@drramirezmoreno.es
Carretera Barrio de la Fortuna nº6, 28054 Madrid

Entradas recientes

De Lunes a Viernes

10:00 - 14:00 / 16:30 - 20:30

Carretera Barrio de la Fortuna nº6

28054 Madrid

Síguenos

Halitosis: claves para controlar el mal aliento

Halitosis: claves para controlar el mal aliento

halitosis-cefnac

Hoy queremos tratar una afección de la que todos podemos ser víctimas bajo determinadas circunstancias. El mal aliento puede resultar una incómoda carta de presentación para cualquiera que se respete a sí mismo lo suficiente. La halitosis, término con el que se designa tan molesta condición, es motivo de preocupación y en consecuencia generadora de buen número de visitas a nuestra consulta.

Según algunas estadísticas casi la mitad de la población mundial padece de halitosis debido a causas que pueden estar desde una higiene bucal deficiente, hábitos perjudiciales, consumo frecuente de determinados alimentos o enfermedades que pueden provocar el mal aliento. Como sucede con muchas afecciones lo ideal es atacar las causas más que las consecuencias.

Aunque en menor frecuencia puede ser consecuencia de enfermedades como diabetes mal controlada o insuficiencia renal crónica. Atendiendo a que las principales causas son de origen oral, donde primero debemos buscar detalladamente es en la cavidad bucal. Un especialista debe ser el que diagnostique adecuadamente el problema y a partir de él indicar el tratamiento o la conducta más efectiva para comenzar a obtener buenos resultados.

Es ampliamente aceptada la tesis de que una buena higiene de la boca, incluyendo siempre la lengua, evita la proliferación de varios agentes bacterianos que ocasionan olores desagradables, enfermedades orales y en consecuencia mejora el sentido del gusto de los pacientes. Uno de los principales objetivos de una excelente higiene es reducir al máximo el número de microorganismos presentes en la cavidad bucal. La recomendación en este caso es propiciar una desinfección total.

Otras de las causas está asociada con la incapacidad del organismo para generar suficiente saliva provocando sequedad bucal. En este caso es recomendable consumir cantidades mayores de alimentos que activen la producción de saliva. Muy útiles resultan los cítricos como toronjas, limón, naranja y mandarina pues incrementan la producción de dicho líquido. En el lado opuesto está el consumo de alimentos secos como el pan tostado, las galletas o los frutos secos que comúnmente se adhieren al paladar y luego e un tiempo pueden ocasionar mal olor. Si la pasión por este tipo de alimento es muy elevada, nuestra recomendación es aplicar un correcto cepillado luego de consumirlos.

Para continuar analizando todas las posibles causas de esta molestia nos detenemos en algunos hábitos alimentarios en los que no abundan los hidratos de carbono, nutrientes necesarios en toda dieta. Cuando los mismos escasean el organismo se ve obligado a acudir a las reservas de grasa para poder obtener la energía que requiere para su actividad. Fuentes importantes de este tipo de nutrientes son el arroz, las pastas, las legumbres, el pan y las papas, entre otros alimentos. Recomendamos mantener estrecha vigilancia, y sobre todo moderación, en el consumo de ajo, cebolla, repollo y brócoli.

El consumo indiscriminado de bebidas alcohólicas, tabaco y café tiene, en cierta medida, influencia en esta problemática. Muchos pacientes refieren con frecuencia que cuando las personas con halitosis consumen algunas de estas sustancias, sobre todo la combinación entre café y cigarrillos, se les agudiza el mal olor. Lo que parece ser la causa de este comportamiento es que ambas sustancias tienen entre sus efectos la de provocar sequedad bucal.

A modo de resumen algunas recomendaciones que pueden ser efectivas en el tratamiento de la halitosis:

  • Una adecuada higiene bucal que incluya el cepillado correcto de dientes, encías y lengua después de cada comida puede ser, en muchos casos, la principal solución para eliminarla. A esto agregamos el uso de hilo dental y visitas al especialista por lo menos una vez al año para eliminar el sarro y asegurarnos de que no hay señales de enfermedad periodental.
    • Siempre que sea posible elimina de la dieta directa alimentos como el ajo y la cebolla. Es mejor que sean incorporados a la preparación de los alimentos en lugar de ingerirlos directamente.
    • La secreción salival es imprescindible para una adecuada salud bucal, por eso es muy importante consumir alimentos que la estimulen. Los ideales en este sentido son los cítricos en sus diferentes variantes. Recuerde evitar los alimentos secos pues al quedar adheridos al paladar pueden ocasionar sequedad.
      • Si consume antidepresivos es recomendable ingerir abundante líquido para estimular la producción de saliva.
      • Comer despacio puede resultar un aliado en este sentido, aunque pudiera perecer que no. Está demostrado que una buena masticación evita la fermentación de los alimentos, otra de las causas que puede incidir negativamente en nuestro aliento.
      • Consumir abundante agua contribuye a disponer de un aliento fresco. Además de incrementar la producción de saliva contribuye a eliminar las bacterias o infecciones que puedan aparecer en la boca y ser causantes de halitosis.