fbpx
a
915 11 44 38

hola@drramirezmoreno.es
Carretera Barrio de la Fortuna nº6, 28054 Madrid

Entradas recientes

De Lunes a Viernes

10:00 - 14:00 / 16:30 - 20:30

Carretera Barrio de la Fortuna nº6

28054 Madrid

Síguenos

¿Por qué me sangran las encías?

¿Por qué me sangran las encías?

gingivitis-drramirez

Lo primero que estamos obligados a decirle es que algo no está funcionando completamente bien con sus encías. Lo ideal sería acudir a un especialista que realice un diagnóstico acertado y le indique el tratamiento apropiado para su problema, nunca aplique métodos que no estén debidamente probados. Cuando sangran las encías es señal del inicio de algún problema y no es algo como para no prestarle la atención que requiere si desea mostrar una sonrisa bonita y cuidada.

Es cierto que generalmente esto ocurre durante el proceso del cepillado. Lamentablemente algunos pacientes creen que se han lastimado y es la razón del sangramiento, algo muy poco probable porque las consecuencias de una manipulación incorrecta de los productos para la higiene bucal se asocian más con molestias o dolores leves, aunque efectivamente también puede producirse por cepillarse exageradamente fuerte o hacerlo con un cepillo de cerdas muy duras. Otros motivos pueden ser  por cambios hormonales durante el embarazo, prótesis dentales mal ajustadas o deficiencias de vitamina K.

Normalmente sangran las encías cuando tienen algún grado de inflamación y lo recomendable es identificar las causas de que lo ocasionan. Ese sangrado puede generar sequedad bucal y como elementos asociados mal sabor y aliento, algo que siempre debemos evitar. Este problema puede tener causas que van desde la deficiencia de  nutrientes en el organismo, la aplicación de una mala higiene bucal o el padecimiento de alguna enfermedad importante. Por eso los primeros pasos recomendados incluyen una dieta saludable y un correcto cepillado para evitar complicaciones indeseadas.

Sin embargo, una de las más importantes causas de ese sangrado es la acumulación de placa en la línea gingival al no lograr remover todos los restos de comida durante el cepillado. Los casos que comienzan a complicarse incluyen inflamación de las encías y si no recibe el tratamiento oportuno, dicha placa se puede convertir en sarro y, posteriormente, conducir a otra enfermedad más grave: la periodontitis. Este sarro produce toxinas que irritan y destruye el tejido de la encía y puede llegar incluso a la separación de los dientes y la formación de bolsas de infección que erosionan el hueso, aflojan los dientes y hasta terminar cayéndose.

Estos síntomas pueden indicar la sospecha de padecer de Gingivitis, nombre del padecimiento que se caracteriza por el sangrado y la inflamación de las encías y manifestarse en un aspecto brilloso, rojo intenso y aumentada levemente de tamaño. Hace algún tiempo publicamos un post sobre este problema de salud bucal en el que explicamos que es una forma de enfermedad periodontal y consiste en la inflamación e infección que destruyen los tejidos de soporte de los dientes que puede incluir las encías, los ligamentos periodontales y los alvéolos dentales (hueso alveolar).

mujer-encias-drramirez

Son diversas las cusas de este mal y pudieran resumirse, como hacen muchos especialistas, en las siguientes:

  • Mantener una higiene bucal inapropiada (fundamentalmente cuando se utilizan el  cepillo o el hilo dental de forma incorrecta o poco frecuente).
  • Elevados niveles de tensión emocional.
  • Inadecuados hábitos nutricionales.
  • Uso de determinados medicamentos que se sospecha inciden en la aparición o su agravamiento. Entre ellos podemos relacionar los antibióticos, anticoagulantes, antihipertensivos, antiepilépticos e inmuno-depresores.
  • Padecimientos crónicos como la osteoporosis o la diabetes.
  • No deben descartarse los desequilibrios hormonales que se producen durante el embarazo, la menstruación o el cambio hormonal de la adolescencia.

La solución a estos problemas de salud dental comienza con la visita a un especialista que debe ser el encargado del diagnóstico definitivo y de indicar el tratamiento adecuado para cada caso. En nuestra consulta siempre dedicamos un momento especial a compartir consejos sobre las mejores prácticas preventivas para evitar complicaciones posteriores. Por eso compartimos con ustedes algunos consejos sencillos que pueden incidir positivamente para evitar ese molesto sangrado de las encías:

  • Cepillarse correctamente después de cada comida, sobre todo al consumir alimentos ricos en azúcar.
  • Utiliza el hilo dental siempre que sea posible pues ayuda a evitar la placa y las bacterias que se alojan en los rincones de tus dientes, de manera particular donde no llega el cepillo.
  • No olvides que usar enjuague bucal a diario puede ser una excelente forma de prevenir el sangrado de las encías. Recomendamos utilizar un enjuague suave, evitando los que contienen alcohol. Popularmente algunos emplean lavados con agua salada o con peróxido de hidrógeno disuelto en agua.

Las soluciones cuando sangran las encías pueden ser tan variadas como las manifestaciones del problema, por lo que nunca será tarea simple aconsejar a todos. Lo que siempre será la recomendación especial de este espacio será visitar al odontólogo por lo menos dos veces al año para revisión y cuando este lo considere oportuno realizar una limpieza adecuada, y de paso, comprobar el estado de la dentadura y las encías.