fbpx
a
915 11 44 38

hola@drramirezmoreno.es
Carretera Barrio de la Fortuna nº6, 28054 Madrid

Entradas recientes

De Lunes a Viernes

10:00 - 14:00 / 16:30 - 20:30

Carretera Barrio de la Fortuna nº6

28054 Madrid

Síguenos

¿Cuántas veces al año debes visitar al dentista?

¿Cuántas veces al año debes visitar al dentista?

visitar-al-dentista-drramirez

Se trata de una pregunta que muchos se hacen solamente cuando tienen algún problema bucal o por lo menos sospechan que pudieran padecerlo. Es muy cierto que una buena parte de la población espera a descubrir algún síntoma para pensar en visitar al dentista, una concepción completamente equivocada pues siempre será mucho mejor precaver, que tener que lamentar. Sin dudas, este es un tema necesario que vale la pena abordar en familia, para que todos entiendan por qué debemos ver al dentista de manera diferente.

Sigue siendo el temor al dentista, incluso por encima de la influencia de los precios, una de las principales razones por las cuales varios dejan pasar mucho tiempo entre cada visita, excepto en aquellos casos en que alguna urgencia obliga a visitar un especialista que intente resolver un problema que pudo, tal vez, ser evitado. Algunos solo acuden a consulta cuando aparecen caries, halitosis, bruxismo, dolores o exceso de sarro; para ellos, si no están presentes esos problemas, nada se les ha perdido sobre un sillón.

Mi primer consejo es no esperar a que sea demasiado tarde para solicitar ayuda especializada, es mejor ganar tiempo y comenzar el tratamiento que requiera el paciente lo más temprano posible. Vale recordar que aunque se mantenga una correcta limpieza bucal y dental, después de cada comida, el riesgo de que se forme placa y que el sarro se acumule es alto. Solo la regularidad entre consultas y el cumplimiento disciplinado del tratamiento indicado terminan ayudando a conservar una adecuada salud e higiene bucal.

Si lo que buscan es lucir una sonrisa perfecta, hay que pensar en un equilibrio adecuado entre gasto y constancia. Les recuerdo que mientras más prolongado y complejo es un tratamiento mayor será el precio a pagar, así que hacerse “amigo” del dentista es una excelente opción. Pero, ¿con qué frecuencia visitarlo? Aunque la recomendación de la mayoría de los especialistas es ir por lo menos una vez por año, está ganando terreno la tendencia de acudir a la consulta del odontólogo al menos cada 6 meses, una manera inteligente de disponer de un control más adecuado de cómo estamos desarrollando la limpieza y de si se vislumbra o no algún problema mayor.

Por lo general, en la consulta el especialista realiza una revisión detallada para comprobar la salud bucal en general (y no solo de los dientes como algunos erróneamente creen) y para detectar si existe o no algún área con problemas. A continuación procede a realizar la limpieza que permite eliminar la desagradable acumulación de placa y de sarro. De detectarse alguna dificultad mayor, procede a aplicar el tratamiento adecuado en dependencia del paciente.

En cada visita se buscan señales de caries, muelas picadas,  aparición y desarrollo del sarro, la necesidad de otros tratamientos como ortodoncias, implantes dentales o también buscando algún posible cáncer bucal u otros problemas graves como gingivitis o periodontitis. Está demostrado que las personas que acuden frecuentemente a su dentista gastan menos que los que tienen que someterse a tratamientos dentales para corregir problemas más graves, así que el factor económico desempeña aquí un papel fundamental.

No está de más cuando hablamos de lo necesario que resulta comprobar frecuentemente la salud bucal, recordar a la Organización Mundial de la Salud cuando afirma que “las dolencias bucodentales comparten factores de riesgo con las cuatro enfermedades crónicas más importantes -enfermedades cardiovasculares, cáncer, enfermedades respiratorias crónicas y diabetes- pues se ven favorecidas por las dietas malsanas, el tabaquismo y el consumo nocivo de alcohol”. No creo inteligente entonces dejar que el temor impida mantener una salud adecuada.

Si todavía pudiera quedarle alguna duda o el temor es muy fuerte, es hora de confirmarles que los avances en las técnicas que aplicamos reducen al mínimo el dolor y en algunos casos no es un factor a tener en cuenta. Esto está muy unido a que los dentistas pensamos cada día más en la satisfacción de los clientes y en crear un ambiente adecuado en la clínica, elementos que garantizan buena parte del éxito.

De lo que no puede quedarle dudas es que no hay ninguna razón para seguir cultivando el miedo de visitar al dentista. Acudir regularmente a solicitar nuestros servicios resulta una excelente medida de salud y de higiene. Piense siempre que el tiempo que los dientes permanezcan con usted depende del buen trato que les proporcionen y de la calidad de la atención que reciban. Ellos, en cambio, le premiarán con una sonrisa limpia, saludable y duradera que le haga sentirse bien en todo momento.