fbpx
a
915 11 44 38

hola@drramirezmoreno.es
Carretera Barrio de la Fortuna nº6, 28054 Madrid

Entradas recientes

De Lunes a Viernes

10:00 - 14:00 / 16:30 - 20:30

Carretera Barrio de la Fortuna nº6

28054 Madrid

Síguenos

Cómo utilizar y limpiar un retenedor

Cómo utilizar y limpiar un retenedor

Un retenedor es un aparato que sirve para ayudar a que los dientes se mantengan en su sitio después de que se ha retirado una ortodoncia. En realidad, el retenedor ‘retiene’ los dientes en la posición correcta puesto que estos, a medida que crecemos, se mueven de manera espontánea. También lo necesitan los adultos puesto que después de quitar la ortodoncia los dientes tienen a regresar a su posición natural pero, ¿sabemos realmente cómo utilizar y limpiar un retenedor?

Cómo usar el retenedor correctamente

Lo primero que debes saber es que la mejor manera de usar tu retenedor es siguiendo las instrucciones que te facilite tu ortodontista que es quien te habrá diseñado el aparato y conocerá con detalle tus necesidades particulares. Dependiendo del caso, algunas veces habrá que usarlos durante todo el día salvo en las comidas y en otras ocasiones solo se recomendará de noche. Las indicaciones pueden variar de una persona a otra por lo que si tienes dudas, es mejor que consultes a un especialista. Respecto al tiempo que se necesita usar los retenedores, tampoco hay una regla fija ya que cada persona tiene unas condiciones diferentes.

Cómo limpiar los retenedores

Hay muchas maneras de limpiar un retenedor. Una de ellas es, por ejemplo, usando una solución de vinagre. Para ello debes colocar vinagre en una taza y que cubra el retenedor. Déjalo actuar de dos a cinco minutos, nunca más para evitar que el plástico se deteriore. Luego cepilla suavemente con un cepillo cuidando que pasas por todos los rincones. Para finalizar, enjuaga el retenedor con agua tibia o fría.

Otro método que funciona bien es el de los limpiadores que se usan para higienizar las dentaduras postizas. Este método consiste en colocar el retenedor en una taza con poca profundidad y llenarla con limpiador hasta cubrirlo. Se deja reposar unos 15 o 20 minutos y luego se saca. En este punto, es buena idea sumergir el retenedor en un enjuague bucal sin alcohol durante unos 30 minutos como mínimo, aunque se puede mantener varias horas. Pasado el tiempo, solo habrá que enjuagarlo con abundante agua para tenerlo listo de nuevo para su uso.

Si ninguno de estos métodos te convence, también puedes crear una pasta natural de bicarbonato mezclando la misma cantidad de agua que de bicarbonato. Cuando obtengas la pasta, simplemente pásala con un cepillo de dientes por toda la superficie con mucho cuidado de llegar a cada rincón y luego enjuaga con abundante agua. De todos, este es quizás el método más rápido, cómodo y económico.

¿Qué otros métodos conoces para limpiar tu retenedor? ¿Cuál aplicas tú?